Martes 6 Dhul Hiyyah 1443 - 5 Julio 2022
Español

Está abrumado por las dudas porque ya no se concentra en su oración.

Pregunta

Espero que puedas decirme cómo puedo hacer para disfrutar y que me guste el obedecer a Allah y hacer actos de adoración. Cada vez que veo a extranjeros que se convierten en musulmanes, y cómo Allah les ha enviado tranquilidad, lloro amargamente, porque quiero ser como ellos. Incluso cuando escucho conferencias e historias de los Profetas, y escucho el Corán, lloro y pienso en la muerte y en mi encuentro con Allah. Lloro, por una o dos horas, pero después de escuchar el Corán o las conferencias religiosas.

 vuelvo a mis viejas costumbres, y empiezo a tomar la oración y muchos otros asuntos a la ligera. Empiezo a dudar, pensando que me estoy alejando de mi religión y que voy a apostatar. Muchas dudas vienen a mi mente, y no puedo deshacerme de estos pensamientos. Hace un tiempo, cuando solía salir con mis amigos, no podía esperar para volver a casa y rezar dos rak'ahs, porque la oración era muy querida para mí. Ahora quiero volver a la forma en que solía ser, pero no puedo. Incluso cuando oro, apresuro mi oración. He empezado a colapsar. Estoy seguro de que la religión del Islam es la verdadera, pero temo que podría morir cuando haya alguna duda en mi corazón, y mi fe y mis obras no sean aceptadas.

Texto de la respuesta

Alabado sea Dios.

De tu pregunta nos queda claro que estás sufriendo de susurros en la exageración, porque no solo exageras sobre los problemas y los haces parecer complejos, sino que has llegado al punto en el que piensas que esta será la causa de tu colapso, como dices, y el punto de una verdadera crisis psicológica que te impediría esforzarte, y eso te ha llevado a un estado de absoluta desesperación.

Pero, por la gracia de Allah, el asunto es mucho más fácil que eso.

Primero que nada, eres musulmán, alabado sea Allah. tu crees en los seis artículos de la fe; crees en Allah, Sus ángeles, Sus Libros, Sus Mensajeros, en el Último Día y el decreto divino, conoces tanto lo bueno como lo malo. Te estás esforzando por adherirte a los cinco pilares del Islam, el primero de los cuales es el doble testimonio de la fe, y estás llevando a cabo tus deberes religiosos, como la oración, dar zakah, el ayuno y el Hayy.

Todo eso debería ayudarte a alcanzar un alto estatus ante Allah, glorificado sea, porque todos creemos en su Unicidad y en los mensajeros que Él envió, y testificamos de la Profecía de nuestro Profeta Muhammad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él); declaramos nuestro compromiso de seguirlo y adherirnos a su camino. Entonces, ¿por qué no piensas en todos estos logros y verdades que son de la mayor importancia ante Allah, glorificado sea?

¿No somos la ummah de Muhammad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él)? Y nos prometió que todos los que digan Laa ilaaha ill-Allah (no hay más dios que Allah) sinceramente desde el corazón entrarán en el Paraíso. ¿No hemos escuchado el hadiz narrado por Abu Dharr (que Allah esté complacido con él) del Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él), que dijo: "Fue Gabriel quien se me apareció junto a la harrah y dijo: 'Dad las buenas nuevas a tu ummah para todo aquel que muera sin haber asociado nada con Allah entrará en el Paraíso'? Le dije: '¿Oh, Gabriel, incluso si cometió robo o zina?' Él dijo: 'Sí'. Le repitió: '¿Incluso si cometió robo o zina?' Él dijo: 'Sí, e incluso si bebió alcohol'". Narrado por al-Bujari (6443).

Tú- alabado sea Allah- eres regular con tu oración y adoración, pero sientes que te estás quedando corto en tu desempeño, ya que no eres capaz de humillarte y concentrarte, de realizar la oración correctamente. Esto es algo que le sucede a la mayoría de los musulmanes. Lo que se requiere de ellos es persistir en esforzarse mucho, para llegar al punto de encontrar gozo en la adoración, que todos los justos se esfuerzan por alcanzar. Deben seguir el ejemplo de Zaabit al-Banaani (que Allah tenga misericordia de él) quien dijo: Me obligue a ponerme de pie y orar durante veinte años, luego encontré gozo en ello durante veinte años. Narrado por Abu Nu'aym en Hilyat al-Awliya' (2/320).

Esforzarse y persistir en la adoración y esforzarse al máximo para hacerlo correctamente y alcanzar la sinceridad y la concentración de la mente en ello, es la principal preocupación de los justos y piadosos. Nadie afirma haber alcanzado la perfección en ese sentido, pero al mismo tiempo, nadie que esté preocupado por este asunto debe desesperarse, porque Allah, glorificado y exaltado sea, no le gustan aquellos que se desesperan de Su gracia y misericordia.

"Dijo: “Solo desesperan de la misericordia de su Señor los extraviados”. [Corán 15:56].

Él ama a Sus siervos que tienen esperanza en Su misericordia y gracia. Por la inmensidad de Su bondad, Él perdona las malas obras, perdona los errores y pasa por alto las deficiencias. De hecho, Él, glorificado y exaltado sea, dice (interpretación del significado):

“salvo quienes se arrepientan, crean y hagan obras de bien. A estos Dios les perdonará sus pecados, y en su lugar les registrará buenas obras. Dios es Absolvedor, Misericordioso. A quien se arrepienta y haga obras de bien, Dios le aceptará su arrepentimiento.]" [Corán 25:70-71].

Ibn Qayyim al-Yawziah (que Allah tenga misericordia de él) dijo: Estar tranquilo al hacer actos de adoración ayuda a tener un enfoque mental y sentir humildad ante su Señor, al igual que bajar la mirada y enfocarse con todo el corazón en Allah, exaltado sea, para que uno pueda hacer este acto de adoración de todo corazón y conscientemente. Ser capaz de concentrarse y sentirse humilde al orar es el resultado de esta calma, y la quietud física es el resultado del enfoque del corazón. El Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) vio a un hombre inquieto con su barba mientras oraba, y dijo: "Si su corazón estuviera enfocado, entonces su cuerpo estaría quieto".

Si me dijeras: ¿Cómo se podría lograr esto?

Yo te diría que: La manera de lograrlo es pensando constantemente en tu Señor, glorificado y exaltado sea, hasta que sea como si pudieras verlo. Eso te hará desarrollar un sentido de haya' (timidez, modestia), que te hará sentir tímido para no cometer un pecado, así como tranquilidad, amor, sumisión, humildad, temor y esperanza, que no se pueden alcanzar de otra manera. Pensar que Allah está observando constantemente es la base de todas las buenas obras del corazón (es decir, emociones, sentimientos, pensamientos, intenciones, etc.), y es el fundamento sobre el cual los actos de adoración se vuelven sólidos. El Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) resumió todas las obras del corazón, tanto mayores como menores, en una frase, cuando dijo, definiendo el ihsaan: "Es adorar a Allah como si lo vieras". Así que piensa en cada deber religioso o acto justo que una persona hace de la manera adecuada, cada buena acción del corazón (como sentimientos y emociones positivas), y encontrarás que esta frase es la base de ello.

El punto es que el individuo necesita desarrollar tranquilidad y calma cuando se enfrenta a ideas negativas y susurros que van en contra de sus fundamentos de la fe, para que pueda permanecer firme y no desviarse, y cuando se enfrenta a pensamientos y susurros que podrían socavar los fundamentos de la fe, para que no se fortalezcan y causen angustia y dolor, o se vuelven fuertes y hagan que comience a pensar en alejarse, lo que podría anular su fe.

También necesita tranquilidad cuando haya razones para tener miedo y distintos tipos de preocupación, para que así su corazón pueda permanecer firme y evitar el pánico.

Y necesita tranquilidad cuando hay motivos para la alegría, no sea que sobrepase la marca que no debe ser sobrepasada, lo que podría hacer que su alegría se convierta en dolor y tristeza.

Fin de la cita de I'laam al-Muwaqqi'in (4/155-156).

A medida que te mantienes al día con las oraciones a tiempo, te esfuerzas por desarrollar la concentración y te esfuerzas por sentirte humilde ante Allah en oración y venerarlo, debes saber que, al hacerlo, estás haciendo lo mejor y lo más amado de las obras para Allah, incluso si el movimiento de tu lengua y tus acciones físicas carecen de concentración e incluso si no eres capaz de sentir una conexión con Allah, glorificado sea. Tal vez Allah, que es consciente de lo que estás pasando por la preocupación y cuán sinceramente te estás esforzando por alcanzar el nivel de calma y tranquilidad en la adoración que buscas, te bendecirá con ella y la decretará para ti, como recompensa por tu esfuerzo, por tu dolor y esperanzas.

Al-Ghazaali (que Allah tenga misericordia de él) dijo:

Buscar el perdón verbalmente (sin enfoque mental) sigue siendo una buena acción, porque mover la lengua para decir estas palabras, incluso sin enfoque, es mejor que mover la lengua en ese momento para hablar a espalda de un musulmán o participar en conversaciones ociosas. De hecho, es mejor que no decir nada. La virtud de pronunciar istighfaar (oración por el perdón), incluso sin concentración, en comparación con no decir nada, es mejor, pero aún así no alcanza la forma correcta de decirlo, que es con el enfoque de la mente.

De ahí que uno de ellos le dijera a su shéij, Abu 'Uzmaan al-Maghribi: A veces mi lengua se mueve con la recitación de dhikr o el Corán, pero mi corazón no está enfocado en lo que estoy diciendo.

Por lo que este le dijo: Da gracias a Allah, porque Él te está haciendo usar una de tus facultades para algo bueno y haciendo que se acostumbre al dhikr, y Él no ha hecho que la uses para algún propósito malvado o que te acostumbres a hablar ociosamente.

Lo que mencionó es cierto, porque si las facultades físicas se acostumbran a hacer el bien hasta que se convierta en una segunda naturaleza, eso evitará muchos pecados para ti. Si la lengua de una persona se acostumbra a pronunciar palabras de istighfaar, cuando escucha a alguien más decir una mentira, su lengua pronunciará lo que está acostumbrado a decir, por lo que dirá: Astahfir-Allah (Busco el perdón de Allah), mientras que el que está acostumbrado a participar en conversaciones ociosas, su lengua pronunciará palabras como: Qué tonto eres, o qué mentiroso eres.

Esto se menciona en los versículos en los que Allah, exaltado sea, dice (interpretación del significado):

"Sé paciente [ante las dificultades], porque Dios no dejará que se pierda la recompensa de los que hacen el bien.[Corán 11:115]

"Por el contrario, retribuye generosamente toda obra de bien, y concede de Su parte una recompensa magnánima." [Corán 4:40].

Mira cómo Allah lo multiplica y produce muchos más beneficios, ya que él ha hecho del istighfaar recitado un habito, sin enfoque, un medio para evitar los pecados de hablar a las espaldas, maldecir y hablar ociosamente.

Esto trae muchos beneficios en este mundo para el más mínimo acto de obediencia; los beneficios y la recompensa en el más allá serían mucho mayores, si tan solo lo supieran.

Ten cuidado de obsesionarte con tus defectos al hacer cualquier acto de adoración, no sea que eso te haga perder interés en hacer actos de adoración por completo, porque este es un truco del Shaytaan que usa para engañar a las personas y hacerlas pensar que son personas de profunda perspicacia que son capaces de notar sutilezas y examinar lo que hay en el corazón, y decir: ¿De qué sirve decir palabras de dhikr con la lengua cuando nuestros corazones no están enfocados?

Con respecto a este truco del maligno, las personas se dividen en tres categorías: aquellos que se hacen daño a sí mismos, aquellos que son moderados y para aquellos que son los primeros en las buenas obras.

El que es el primero en las buenas obras dice: ¡Tienes razón, oh maligno! Pero es una declaración correcta destinada a un propósito incorrecto, y ciertamente te castigaré dos veces y te molestaré por dos motivos: además de mover mi lengua, también comenzaré a concentrarme en mi corazón. Por lo tanto, él es como aquel que quiere sanar la herida del Shaytaan frotando sal en ella.

En cuanto al que se hace daño a sí mismo y es engañado, se siente orgulloso de sí mismo por notar este asunto sutil, pero es incapaz de perfeccionar sus acciones, por lo que abandona el hábito de recitar dhikr por completo. Por lo tanto, él va de acuerdo con el Shaytaan y acepta su argumento engañoso, y hay una completa armonía entre ellos.

En cuanto al que es moderado, no es capaz de molestar al Shaytaan al enfocarse en lo que está haciendo de pronunciar palabras de dhikr y hacer actos de adoración, y también es consciente de sus defectos, porque estaba pronunciando palabras de dhikr y haciendo actos de adoración sin estar enfocado. Sin embargo, al mismo tiempo es consciente del hecho de que pronunciar palabras de dhikr (incluso sin estar enfocado) es mejor que permanecer en silencio o participar en conversaciones ociosas, por lo que persistió en ello y le pidió a Allah, exaltado sea, que lo ayudara para que pudiera concentrarse cada vez que pronunciara palabras de dhikr o hiciera actos de adoración.

Así que en el caso del que se efuerza en hacer el bien, es como el tejedor que fue criticado por ser un tejedor, por lo que lo abandonó y se convirtió en escriba [que se consideraba una profesión superior].

El que se hizo daño a sí mismo y se queda atrás es como el que dejó de tejer por completo y se convirtió en barrendero.

El que es moderado es como el que no puede ser escriba, y dice: Entiendo que la profesión de tejedor no es buena; el tejedor en comparación con el escriba no es mejor, pero en comparación con el barrendero es mejor, por lo que incluso si no puedo ser un escriba, no renunciaré a ser un tejedor.

Así es como debes entender la crítica y la alabanza, porque estos asuntos deben ser juzgados en comparación con otras cosas y no deben ser juzgados de forma aislada. No debes considerar los actos más pequeños de adoración o pecados pequeños como insignificantes. Fin de la cita de Ihyaa' 'Uum ad-Din (4/48).

Un hombre sabio dijo: no hay esperanza sin esfuerzo.

Lo que queremos decir es que nada te sacará del estado de desesperación en el que el Shaytaan te ha hecho caer, excepto teniendo en cuenta lo que se menciona anteriormente de tener esperanza en la misericordia de Allah y seguir el ejemplo de los piadosos, comenzando por adherirte a la oración a tiempo, haciendo el wudu' correctamente, siendo deliberado en la recitación en la oración, y tratar de concentrarse al recitar el adhkaar después de la oración. No te olvides de recitar la súplica después de cada oración: "Allahumma a'inni 'ala dhikrika wa shukrika wa husni 'ibaadatika (Oh Allah, ayúdame a recordarte, darte gracias y adorarte adecuadamente)".

En este sitio web encontrará respuestas anteriores que hablan de la perdida de interés en la adoración, causas y solución de esta. Consulte las preguntas No. 47565 y 70314 .

Y Allah sabe más.

Origen: Islam Q&A